BLOG FARMACÉUTICO SOBRE SALUD NUTRICIÓN Y BELLEZA

Daño alcohol
Paula Cortés

Paula Cortés

El efecto nocivo del alcohol incluso después de dejar de beber

Ponle nota al artículo

El deterioro cerebral que genera el alcohol, no se revierte ni disminuye cuando dejamos de consumirlo sino que continúa aumentando después. Es la única droga en la que se ha observado que al menos, durante las seis primeras semanas de abstinencia, se siguen produciendo alteraciones en la materia blanca del cerebro.

No ocurre lo mismo con otras drogas como el tabaco, que después de 20 minutos, nuestro cuerpo suele eliminar sus efectos nocivos y restablecer sus valores normales.

Los daños más destacados durante el periodo de abstinencia, tras un consumo abusivo de alcohol, afectan especialmente al hemisferio derecho y al área frontal del cerebro. Normalmente la toxicidad propia del alcohol suele desaparecer cuando dejamos de beber, pero los cambios cerebrales continúan progresando.

¿Por qué se produce este efecto?

La principal hipótesis es un proceso inflamatorio que continua incluso cuando el alcohol ya no se ingiere.

También se piensa que puede estar relacionado con la debilidad que suelen tener los pacientes que beben, durante el periodo de abstinencia. Lo ideal para detener los daños y evitar las recaídas de los pacientes es intervenir en las primeras fases con la intención de descubrir los mecanismos biológicos que están relacionados con esta cascada degenerativa de cambios cerebrales.

Además, los daños neurológicos provocados por el alcohol ocurren mucho antes de lo que se cree actualmente. Se produce desde el primer momento un cambio generalizado en el conjunto de fibras que comunican distintas partes del cerebro, constituyendo la sustancia blanca. Normalmente las alteraciones son más acusadas en el cuerpo calloso, que comunica ambos hemisferios y en la fimbria, que contiene las fibras nerviosas que comunican el hipocampo (la estructura fundamental para la memoria), el núcleo accumbens y la corteza prefrontal.

Comparte este artículo
Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email