BLOG FARMACÉUTICO SOBRE SALUD NUTRICIÓN Y BELLEZA

perfumes y verano

Cuidado con el verano y los perfumes

Ponle nota al artículo

Con la llegada del verano, los perfumes y las aguas de colonias debemos mantenerlas alejada del sol y en una zona donde no haga mucho calor, sobre todo si el envase ya está empezado, ya que cuanto más aire contenga el recipiente más rápido será su deterioro.

Todos los productos aromáticos son susceptibles de sufrir alteraciones en verano. La más dañina es la oxidación, ya que hace que varíe el color, haciéndose más intenso y que se altere el olor, sin afectar a la textura.

¿Y si mi perfume lleva ingredientes naturales?

Las presentaciones formuladas con ingredientes naturales necesitan la misma conservación pero, como suelen llevar más componentes durante los procesos de destilación, la oxidación se vuelve incluso más frecuente.

¿Cómo puedo saber la calidad de mi perfume?

Cada perfume tiene un aroma propio y el hecho de que dure más o menos tiempo depende del diseño y de la concentración de las materias primas con las que se fabrica.

En el verano se vuelve más apetecible un aroma fresco y transparente, por lo que son frecuentes los componentes cítricos y agrestes no muy intensos.

Aunque para gustos, colores y el tipo de perfume elegido por cada persona suele ser muy particular ya que cada usuario puede experimentar sensaciones distintas en función de su sistema olfativo.

El alcohol también es uno de los ingredientes principales en los perfumes y suele aportar esa sensación de frescor, ya que es muy volátil y se evapora rápidamente en el aire.

¿Pueden causar daños las colonias en verano?

El aumento de las temperaturas hace que los poros de nuestra piel se dilaten y aumenta la producción de sebo por lo que la exposición de la misma aumenta.

Esto hace que aparezcan alergias a algunos componentes de los perfumes pero, para ello, deben penetra en la piel asociarse a las proteínas que la constituyen, afectando al sistema inmune y causando dermatitis.

Para evitarlo se recomienda aplicar el perfume sobre la ropa, sobre todo en pieles sensibles, niños y mayores. Además las pieles irritadas por el sol o con tratamientos médicos fotosensibles, deben evitar los perfumes y usar aromas con bajo contenido alcohólico como las aguas de colonia.

Todas aquellas personas que hayan experimentado alguna vez algún tipo de reacción de hipersensibilidad, antes de comprar un perfume o un agua de colonia, recomendamos que lo prueben en una pequeña zona del antebrazo y observen la reacción durante unos días.

Comparte este artículo
Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Ola de calor y medicamentos

Ponle nota al artículo Las altas temperaturas que se alcanzan en verano pueden afectar a determinados pacientes que siguen tratamientos farmacológicos complejos, sobre todo si

Leer más