BLOG FARMACÉUTICO SOBRE SALUD NUTRICIÓN Y BELLEZA

gomilla del pelo
Paula Cortés

Paula Cortés

Licenciada en Farmacia y graduada en Óptica y Optometría

El peligro de llevar un coletero o gomilla del pelo en la muñeca

Recientemente se ha dado el caso de una mujer que, tras 30 años utilizando un coletero apretado en su muñeca, ha sufrido daños en el nervio medio y parece un síndrome del túnel carpiano.

¿En qué consiste el síndrome del túnel carpiano?

El nervio medio o mediano está en la muñeca y permite la sensibilidad y el movimiento de algunas partes de la mano, sobre todo de la zona del dedo pulgar.

La zona de la muñeca por donde esté nervio entra la mano, es lo que se conoce como túnel carpiano y de ahí el nombre del síndrome.

Cualquier inflamación o presión en la zona puede pellizcar al nervio y causar dolor, entumecimiento, hormigueo, debilidad…

¿Qué factores pueden desencadenar el síndrome del túnel carpiano?

 Normalmente aparece en personas entre 30 – 60 años, es más común en mujeres y, aparte de por una presión constante de la zona, también se puede producir por:

  • Alcoholismo
  • Fractura de huesos o artritis de muñeca
  • Quistes o tumores en la muñeca
  • Infecciones
  • Obesidad
  • Líquidos que se acumulan en la zona durante el embarazo o en la menopausia
  • Artritis reumatoide
  • Enfermedades que causan depósitos anormales de proteínas como la amiloidosis

¿Cómo se diagnóstica el síndrome del túnel carpiano?

La sintomatología suele ser bastante característica y orienta en el diagnóstico, aunque siempre se realiza para confirmarlo una exploración de la sensibilidad y la fuerza en la mano y un estudio neurofisiologico consistente en un electromiograma y un estudio de la conducción nerviosa.

¿Cómo se trata el síndrome del túnel carpiano?

El tratamiento básico suele ser antiinflamatorios y reposo de la mano con una férula dorsal nocturna en extensión que abarque la mano y el antebrazo.

En casos crónicos se recomienda rehabilitación ocupacional. Si persisten los síntomas se pueden realizar infiltraciones con corticoides.

La liberación quirúrgica del nervio se recomienda solamente si persisten los síntomas a pesar de los tratamientos anteriores, si hay un déficit sensitivo o motor establecido o si se agrava la patología tras más de 12 meses de evolución.

Comparte este artículo
Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email