BLOG FARMACÉUTICO SOBRE SALUD NUTRICIÓN Y BELLEZA

Sequedad nasal
Paula Cortés

Paula Cortés

Licenciada en Farmacia y graduada en Óptica y Optometría

¿Es la sequedad nasal una patología veraniega?

La sequedad nasal es una de las molestias más frecuentes con la llegada del verano, ya que las altas temperaturas nos hacen abusar de los aires acondicionados y propician la deshidratación de las personas.

De hecho, la mayoría de pacientes que padecen sequedad nasal reconocen que, en los meses estivales, la patología se acentúa y sufren tirantez en la zona e incluso, en algunas ocasiones, aparecen postillas.

Estas molestias hacen que los pacientes tienden a respirar por la boca y, en consecuencia, suele aparecer dolor de garganta, faringitis, bronquitis…

¿Cómo podemos aliviar la sequedad nasal?

 Lo más importante es prevenir la aparición, por lo que debemos:

  • Evitar los ambientes secos y no exponernos a lugares polvorientos. El uso de un humidificador aumenta el contenido de humedad del aire y reduce de forma considerable los ambientes secos que se producen en esta época del año.
  • No abusar del aire acondicionado.
  • Beber mucha agua y mantener una correcta hidratación. Debemos beber con frecuencia durante todo el día y consumir alimentos con un alto porcentaje de agua como son las frutas y las verduras.
  • Utilizar alguna solución salina isotónica con ácido hialurónico para limpiar, hidratar y cicatrizar la zona nasal. Mantiene la correcta humedad de las fosas nasales, ayuda a respirar mejor y si hay además resfriado reduce la mucosidad y la congestión nasal.

También hay que tener en cuenta que, aunque esta patología puede afectar a cualquier grupo de edad, puede estar relacionada con otras enfermedades como el Síndrome de Sjörgen o estar asociada a la menopausia, ya que en ambos casos disminuyen los niveles de colágeno y esto conlleva que las membranas mucosas se sequen.

La sequedad nasal no es una patología grave pero sí que produce bastante incomodidad y puede llegar a resultar molesta. Por tanto, si los síntomas persisten y se prolongan en el tiempo, lo más recomendable es consultar al médico para que nos oriente sobre el tratamiento que debemos utilizar para combatir esta afección.

Comparte este artículo
Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email