BLOG FARMACÉUTICO SOBRE SALUD NUTRICIÓN Y BELLEZA

medicamentos verano
Paula Cortés

Paula Cortés

Licenciada en Farmacia y graduada en Óptica y Optometría

Ola de calor y medicamentos

Las altas temperaturas que se alcanzan en verano pueden afectar a determinados pacientes que siguen tratamientos farmacológicos complejos, sobre todo si son ancianos.

Medicamentos e hidratación

Durante la época estival siempre debemos recomendar a todas las personas una buena hidratación y, si son pacientes polimedicados, deben tenerlo aún más en cuenta, ya que algunos medicamentos pueden alterar el estado de hidratación de las personas:

  • Los diuréticos aumentan la producción y eliminación de orina, lo que puede causar deshidratación e incluso alguna alteración electrolítica.
  • Los laxantes si se toman incorrectamente causan diarreas osmóticas y éstas pueden desencadenar también la deshidratación del paciente.
  • Algunos antiácidos, sobre todo los que contienen sales de magnesio, también pueden causar las diarreas osmóticas por lo que hay que tener precaución.
  • Los antibióticos también aumentan el riesgo de diarrea, sobre todo aquellos que se formulan con ácido clavulánico.

Todos aquellos pacientes que tomen alguno de estos medicamentos tienen que tener cuidado con el calor en verano, ya que puede verse afectado su estado de salud.

Cómo prevención estos pacientes deben estar vigilado y, si viven solos, seguir unas pautas establecidas:

  • Debemos recomendar que se beba agua cada 15-20 minutos, aunque no tengan sed y que usen ropa ligera o de algodón para que transpire mejor y no les haga sudar.
  • Si salen a la calle a pasear, que hagan pausas cada periodo corto de tiempo en lugares frescos y con sombra para que el cuerpo recupere su temperatura adecuada.
  • La alimentación también es importante y debe basarse en productos frescos y ligeros que aporten agua. Además, debemos evitar la cafeína y alcohol.

Cómo debemos conservar los medicamentos en verano

Los fármacos siempre se deben guardarse en lugares secos y frescos. En verano debemos tener en cuenta además las siguientes recomendaciones:

  • Los medicamentos que tenga que conservarse entre 2 y 8 grados deben guardarse en nevera o frigoríficos.
  • Los medicamentos que necesitan conservarse por debajo de 25 o 30 grados deben almacenarse en lugares donde el calor no altere esta temperatura, aunque no son tan susceptibles de modificar su estabilidad o su calidad.
  • Algunos medicamentos presentados en forma de óvulos o supositorios son susceptibles de alterarse con el calor, por lo que en verano se recomienda mantenerlos en frío, aunque el problema no es del principio activo, sino de la forma farmacéutica.

Todos los medicamentos deben indicar en su envase las normas para su correcta conservación pero, si le surgiera cualquier duda, no dude en consultarlo con su farmacéutico.

Comparte este artículo
Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email