BLOG FARMACÉUTICO SOBRE SALUD NUTRICIÓN Y BELLEZA

dieta cetogénica
Paula Cortés

Paula Cortés

Licenciada en Farmacia y graduada en Óptica y Optometría

¿Qué es la dieta cetogénica? ¿Sirve para perder peso?

Según numerosos estudios científicos, la dieta cetogénica no solo sirve para perder peso, sino que tiene múltiples beneficios para conseguir un mejor control glucémico, para obtener mejoras metabólicas…

En qué consiste la dieta cetogénica

No se trata de una dieta como tal, sino de una serie de patrones nutritivos y saludables que reducen la cantidad de hidratos de carbono que consumimos en nuestra dieta. A cambio, debemos aumentar la cantidad de grasas y proteínas para que ocurra la cetosis, un proceso fisiológico de nuestro organismo en el que, a falta de glúcidos, el cuerpo genera cuerpos cetónicos  a partir de las grasas. De esta forma obtenemos la energía que nuestro organismo necesita más rápido, pero de forma menos eficiente.

En consecuencia, aumenta el gasto calórico, por qué se necesita quemar más grasas para producir la misma energía, disminuye la acumulación de grasas y glucógeno y se controlan los niveles de azúcar en sangre.

Los cuerpos cetónicos son consumidos por el cerebro en un 75% en condiciones de ayuno, ya que no hay glucosa. Por lo que si provocamos la crisis, será el resto de nuestro organismo el que consumirá los cuerpos cetónicos para obtener la energía .

Científicamente, ¿es efectiva la dieta cetogénica?

Muchos estudios han demostrado que una dieta pobre en glúcidos, abundante en proteína, y cuya principal fuente de energía son las grasas, es efectiva a la hora de perder peso y de mantener está pérdida. Además puede tener otras ventajas:

  • Disminuye el apetito, por lo que se evita la ansiedad por la comida.
  • Controla los niveles de glucemia o de azúcar en sangre. Puede ser beneficiosa para los diabéticos, en el control de la enfermedad e incluso para prevenirla.
  • Previene el deterioro cognitivo debido al control que lleva a cabo la dieta cetogénica sobre la ingesta de los azúcares.

Inconvenientes de la dieta cetogénica

No todo son ventajas con esta dieta y es muy importante hacer revisiones médicas cada cierto tiempo cuando se esté llevando a cabo.

Además puede producir cetoacidosis, debido a que los cuerpos cetónicos tienen pH ácido y, aunque la sangre tolera bastante bien los cambios de pH, requiere un rango concreto para realizar el intercambio de oxígeno y si este pH se vuelve ácido bruscamente, la hemoglobina es incapaz de captar el oxígeno y la sangre no podría transportarlo.

No es frecuente llegar al punto de sufrir cetoacidosis sí sé es una persona sana, pero hay que ser cuidadosos y algunos síntomas propios de esta patología que nos pueden hacer sospechar son: el olor cetónico en el aliento, la orina y los genitales, cansancio, malestar, nauseas…

Cómo podemos elaborar nuestra propia dieta cetogénica

No es una dieta estricta, sino que se puede adaptar a cualquier menú siempre que se cumpla el patrón cetogénico, es decir, 50 – 60% grasas, 20 – 30% proteínas y un 10%, como mucho, de azúcares.

Deben predominar las grasas y las proteínas, reducir los cereales y derivados por su alto contenido glucémico, eliminar el azúcar y controlar las frutas y las verduras. Alimentos como la pechuga de pavo o de pollo, la carne ternera, los pescados, los huevos, el yogur, los quesos, el aceite de oliva, los aguacates, las aceitunas… son ricos en proteínas y grasas de buena calidad ideales para este tipo de dieta.

Comparte este artículo
Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email