BLOG FARMACÉUTICO SOBRE SALUD NUTRICIÓN Y BELLEZA

protector solar
Paula Cortés

Paula Cortés

Licenciada en Farmacia y graduada en Óptica y Optometría

¿Sabes diferenciar entre un protector solar físico y uno químico?

Con la llegada del verano todos buscamos una piel bronceada y para lograrlo no debemos olvidarnos de hacernos con un buen protector solar para evitar las desagradables quemadura y el enrojecimiento de la piel.

Todos los protectores solares tienen como objetivo proteger nuestra piel de la radiación solar, pero no todos lo hacen de la misma forma. Hay distintos tipos de protectores solares en función del filtro de protección que incluyan en su formulación.

La clasificación más típica en la que diferencia los filtros físicos y los químicos.

¿Cuál es el más adecuado para cada tipo de piel?

Filtros solares físicos

Son aquellos protectores formulados con óxido de titanio, de zinc, de hierro, mica o talco. Todos ellos son componentes que actúan creando una barrera protectora sobre la piel que hace que las raciones UVA, UVB e infrarroja reboten.

La principal ventaja de estos filtros es que no suelen causar reacciones fotoquímicas y son muy bien tolerados por todo tipo de pieles, incluidas las más sensibles. Los dermatólogos suelen recomendarlos en caso de atopia, piel reactiva o alérgica, en caso de presentar alguna cicatriz reciente y en bebés mayores de 6 meses y niños.

La principal desventaja es que suelen dejar una capa blanca sobre la piel. Además, pueden manchar los bañadores y su textura es densa y pesada.

Filtros solares químicos

Estos protectores solares llevan en su fórmula compuestos químicos como la oxibenzona, el octotrileno, el octosilato o la avobenzona. Todos ellos son compuestos sintéticos que cuando recibe la radiación ultravioleta producen una reacción fotoquímica que protege nuestra piel.

La principal ventaja es que poseen una textura ligera, fresca y de agradable aplicación, sin dejar esa capa blanca de los filtros físicos. Para que realicen su efecto eficazmente, deben aplicarse unos 30 minutos antes de la exposición al sol, para que se absorban completamente.

El principal inconveniente es que no son aptos para todo tipo de pieles, ya que su absorción puede causar irritación cutánea o alergia.

¿Contaminan el mar los protectores solares?

Pues sí, uno de los principales contaminantes de los océanos es el protector solar, ya que cuando nos bañamos gran parte del producto acaba en el agua y alterar el ecosistema marino.

Concretamente, se ha comprobado que la oxibenzona, presente en los protectores con filtros químicos, daña el ADN de los corales y su capacidad de reproducción, por lo que están causando la disminución de las poblaciones de esta especie. Por eso, en algunos países como Hawái, se están prohibiendo todos los productos solares que lleven este tipo de compuesto en su composición

Comparte este artículo
Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email